Cómo hacer camisetas personalizadas para bebés

Cuando recibes a tu precioso regalo de alegría lo primero que quieres hacer es cubrirlo para protegerlo del frío y cruel mundo exterior. Así que vas a la tienda más cercana a buscar solo lo mejor de lo mejor, algo perfecto y único para el fruto de tus entrañas y te encuentras con anaqueles tras anaqueles de las mismas camisetas, encantadoras, pero repetidas hasta el infinito. Claro, al bebé seguro no le importaría encontrarse con otro y tener la misma camiseta, pero a ti no te gusta mucho ese prospecto. Una opción ideal es hacerle unas camisetas personalizadas a tu bebé. Aquí te dejamos unas ideas:

Todo todo personalizado

Para comenzar, tanto la ropa de tu bebé como las de tus niños hasta cierta edad debería ser siempre personalizadas, en la forma de una pequeña etiqueta que pruebe que le pertenece. Aunque el resto de la prenda quede igual que como la compraste, es ideal coserle una pequeña etiqueta o marca bordada discreta para en cualquier caso de confusión poder usarla como indicativo de que es la tuya. Así no tendrás que ver a tus sobrinos usando las ropas de tu bebé sin que puedas hacer nada.

Nombre o título

Personalizar Camisetas

Escoger el nombre tu bebé no es sencillo en algunos casos, así que, si pasaste meses pensándolo y ponderando las opciones, es normal que quieras promulgarlo a los 4 vientos. Es por ello por lo que una forma genial de personalizar las camisetas de tu bebé es escribiendo su nombre. Esto es más sencillo de lo que suena. Solo deben asegurarse de la calidad de la pintura, que no sea tóxica ni irrite la piel del bebé y luego es solo tomar la prenda a personalizar y con mano firme escribir lo que quieran. Pueden primero bocetar el nombre en grafito suavemente y encima pintar. También no tiene que ser el nombre del bebé, puede ser su sobrenombre o quizás hasta títulos más generales como “el príncipe de la casa” o “el tesoro de la abuela”.

Piensa en el bebé

Hagas lo que hagas o como decidas personalizar las camisetas de tu bebé, recuerda siempre pensar en el bebé primero, en su seguridad y comodidad.